Quizás llevas tiempo pensándolo pero no has dado el paso: ir a un camping a pasar tus vacaciones. Si te falta un empujón, te damos los motivos de peso pesado para que os animéis a disfrutar de unas vacaciones que deseareis repetir:

 

1-      ¿Tienes mascotas y niños y quieres ir con todos de vacaciones? ¡Un camping es una excelente opción! Muchos aceptan mascotas y hay actividades e instalaciones recreativas y deportivas para pasarlo en familia.

2-      Puedes acampar o quedarte en un bungalow. Si una de las cosas que no te convencen es dormir a la intemperie y piensas que los mosquitos no te dejarán tener dulces sueños. Entonces los bungalows son perfectos para ti. Disfrutarás de todas las ventajas de un camping y de la comodidad de tener un espacio con todos los servicios para tu disfrute.

3-      Te brindan una sensación de paz y armonía. Los campings están rodeados de escenarios naturales. El contacto con la naturaleza te desconecta por completo de la rutina y del ruido de la ciudad. Te sientes en calma y relajado. Un ambiente que te ayudará a liberar el estrés y disfrutar de las cosas sencillas.

4-      Todos se divierten. Si tienes niños, te sentirás seguro en el camping porque son recintos cerrados y que tienen múltiples áreas adaptadas a los niños.

5-      Ayuda a los niños a incrementar sus habilidades sociales. Están en un ambiente donde el juego, el contacto con la naturaleza y las actividades los hace ganar confianza en ellos mismos y les ayuda a relacionarse de una manera amigable con los demás.

6-      Puedes ir a la piscina o la playa. Organizar excursiones o simplemente tomar tu tiempo para descansar. En un camping no te aburrirás pero también encontrarás un lugar para descansar.

7-      Puedes cocinar por ti mismo, comer en el restaurante o bar del camping, o cuando salgan a dar un paseo. Irás ajustando las comidas a tu gusto, necesidades y presupuesto.

8-      Tienes una sensación de libertad. Los campings son espacios informales. Puedes vestirte como te sientas más cómodo. Desayunar en el porche del bungalow o la parcela. En los campings todos tienen el mismo propósito: pasarlo bien y relajarse de la rutina.

9-      Noches preciosas. En la ciudad no tenemos la oportunidad de admirar el firmamento en todo su esplendor. En un camping podrás ver el manto estrellado o escuchar el sonido del mar. Simplemente maravilloso.

10-   Días de paz en contacto con la naturaleza, desconectados de la rutina y con todos los servicios básicos a tu alcance. ¡Genial!