Si salir de camping es lo tuyo, entonces habrás pensado en comprar una caravana. Para muchos una caravana es sinónimo de libertad. De salir a recorrer nuevos paisajes y vivir aventuras, en compañía de tu casa vacacional.

Si ya te has decidido a comprar una caravana, toma en cuenta los siguientes factores al momento de tu elección:

  • Presupuesto
  • Número de integrantes que usarán la caravana
  • Tus necesidades y gustos
  • Tu coche

Caravana de 2 ambientes:

Las caravanas más populares son las de dos ambientes, porque reúnen una serie de cualidades que gustan o convienen a muchos.

Una de las principales ventajas de este tipo de caravana es que no necesitas ni seguro ni matrícula propia, ni pasar la itv, porque la mayoría pesan menos de 750 kilogramos.

Si eres de los que gustan hacer muchos kilómetros, quizás te convengan una caravana ligera (menos de 400 kilos) Te permitirá gastar menos combustible e ir menos pesados.

Las caravanas de dos ambientes suelen ser ideales para familias de 3 a 5 miembros. Por lo general, una de las camas se convierte en una mesa. La mayoría trae un baño con wc químico.

Caravana de 3 ambientes:

Las caravanas de 3 ambientes te invitan a unas vacaciones más cómodas. Además del espacio de las camas, disponen de un salón central que también puede convertirse en cama.

Muchas suelen pesar más de 750 kilogramos, por lo que necesitarás matrícula, seguro propio y pasar la ITV. También tu coche debe soportar el peso de esta caravana, que no debe exceder al 70% del peso del coche.

Ten en cuenta que si la suma del peso de tu coche y la caravana son más de 3500 Kg, necesitarás sacarte un carnet de conducir superior.

Consejos finales:

Compra una caravana del tamaño que necesites. Recuerda que el peso y el tamaño de la caravana influyen en el consumo de combustible y requisitos que debas cumplir para conducirla.

Al contrario de los coches, las caravanas envejecen en buenas condiciones. Puedes usarlas por años cuidando algunos detalles de mantenimiento. Estas características hacen que puedas optar por una caravana de segunda mano sin que represente un problema.

Si te decides por una de segunda mano, es recomendable que tenga estabilizador, que impide que el coche se mueva a capricho de la caravana. Revisa los neumáticos, ventanas, techos y paredes.

¡Mucha suerte!